Search
Andy Warhol

Andy Warhol en Nueva York

Este diseñador, ilustrador, pintor y empresario revolucionó el arte en los años 60 y se encuentra, a día de hoy, entre los artistas más conocidos del planeta. Y es que, al contrario que otros grandes pintores, nunca rechazó la publicidad ni la fama. Todo lo contrario, la buscó y la cimentó, gracias a un carácter muy peculiar que influyó notablemente en otros artistas posteriores. Se puede decir que Warhol, al igual que algunos actores o músicos, cambió la ciudad de Nueva York hasta convertirla en lo que es hoy en día: la capital cultural del mundo occidental.

Curiosamente no nació en Nueva York, sino en Pittsburgh. Con poco más de 20 años se trasladó a la Gran Manzana para continuar con sus estudios de ilustración y la ciudad pronto se convirtió en el fondo perfecto para su gran proyecto artístico.  Desde pequeño había sufrido problemas médicos lo que fueron modelando su carácter hacia el Warhol nervioso e hipocondríaco.

Sumado esto a su sensibilidad artística y a sus sueños de fama y dinero, se configuró una arrolladora y extravagante personalidad. A nivel laboral se va fogueando como ilustrador de discos hasta que a principios de los años 60 realiza su primera exposición individual. En ella ya aparecen varias de sus obras míticas, como el díptico de Marylin Monroe o las sopas Campbell’s.

Marilyn Andy Warhol

Marilyn Andy Warhol

El arte Pop norteamericano explotaba a través de esta elevación a categoría artística de iconos del cine y de la música junto con objetos de uso cotidiano. La ironía, el color, la cultura popular y el consumismo se daban la mano en la obra de un Warhol que ya se encontraba a mediados de los 60 en uno de los grandes personajes de la ciudad de Nueva York. Más tarde llegarían sus contactos con el cine y con la música. En este último caso como manager de la Velvet Underground de Lou Reed.

Andy no paró de frecuentar fiestas, famosos y realizar todo tipo de manifiestos y actitudes políticamente incorrectas. Ya convertido en mito, moría en 1987. Si estás de viaje en Nueva York y quieres penetrar en el mito warholiano, pásate por el MoMA, el Guggenheim, el Whitney o la Fundación del artista. Y no te olvides de llevarte una cartulina con algunas de sus populares obras.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *