Search
Carnegie Hall

Carnegie Hall

Construido completamente en piedra, el edificio acudió al Renacimiento para buscar inspiración. A ello se debe sus líneas puras y carentes de la exuberancia de otras construcciones similares. La zona interior es un remanso de paz, gracias a la utilización del oro y el blanco creando un ambiente perfecto para la música. Y no podemos pasar por alto su famosa acústica. Una sala de conciertos puede ser muy atractiva a la vista, pero si no beneficia a la sonoridad musical no habrá cumplido su cometido. El violinista ucraniano Isaac Stern dijo de ella que “es un instrumento en sí mismo, toma tu música y la convierte en inmortal”.

El legendario compositor ruso Peter Ylich Tchaikovsky fue el primero en disfrutar de la impresionante acústica del Carnegie Hall la noche del 5 de mayo de 1891. El industrial escocés Andrew Carnegie quería una gran sala de conciertos en la ciudad y no paró hasta dar forma al proyecto. La primera piedra se puso en mayo de 1890. William Burnet Tuthill fue el encargado de plasmar sobre el papel el sueño de Carnegie.

Burnet Tuthill hizo un extenso estudio de las salas de Europa buscando aquellos elementos comunes que mejoraban la acústica. Eliminó paredes con frescos, cortinas o lámparas que perjudicasen la distribución del sonido. Además se guió por su intuición para dar la forma correcta a la sala. Y así se fue cimentando la leyenda de uno de las salas de conciertos más famosas del mundo.

Esta fama proviene también de una famosa broma protagonizada por el violinista Mischa Elman. Tras un ensayo del que no terminó demasiado satisfecho salió del recinto y se topó con dos turistas. Estos, al ver su estuche de violín, le preguntaron: “¿Cómo se llega al Carnegie Hall?” Elman, malhumorado, respondió: “Practicando”.

Y es que tocar en este recinto fue, durante muchas décadas, llegar a la cima en la música, al menos en Estados Unidos. Las veladas en el Carnegie garantizaban sensaciones únicas para sus visitantes y varios de los artistas más importantes del mundo dejaron su legado sobre sus tablas.

En la actualidad sigue al pie del cañón ofreciendo conciertos, y un gran número de actividades. Posee varias salas de menor tamaño que contribuyen a enriquecer su oferta musical. Y no solo de música clásica vive el Carnegie. El rock, o incluso el hip-hop, han tenido su oportunidad. En 1985, por ejemplo, Afrika Bambaataa salía al escenario de esta legendaria sala de conciertos.

Más información: carnegiehall.org

Transporte

Metro: 57St - 7 Av líneas (N,Q y R)
Bus: 7Av - W 56 St líneas (7,20,31,57,104)

Mapa

Localizacion

881 7th Avenue




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *