Search
ChryslerBuilding

Chrysler Building

Este rascacielos es uno de los símbolos señeros del skyline neoyorquino y como no, una parada obligatoria para los amantes de la arquitectura. Su aguja sigue siendo a día de hoy una de las más bellas construidas en un edifico del siglo XX. Los juegos de luces y sombras de esta obra maestra de la ingeniería suponen un maravilloso testimonio de la arquitectura más avanzada de la primera mitad de siglo XX.

El Chrysler Building nació gracias a la ambición de su promotor Walter P. Chryler, un empresario pionero del automóvil, que a principios de siglo había iniciado su carrera en el Ferrocarril de la Union Pacific. Más tarde fundaría su propia corporación que llevaría su apellido.

En un momento en el que las grandes empresas norteamericanas rivalizaban por poseer rascacielos que funcionaran como sedes, Walter Chrysler decidió que su edificio debía ser el más alto del mundo. En 1928 comenzó a construirse este gran hito de la arquitectura. A un ritmo endiablado, como era propio de la época, el Chrysler se terminó dos años más tarde, pero por debajo de la altura del gran rival de Walter, H. Craig Severance.

Pero Chrysler tenía un as en la manga. El arquitecto William van Alen, creador del edificio había diseñado una aguja novedosa que se mantuvo en secreto hasta el final. Una vez construida, superó a su rival y la Torre Eiffel de París convirtiéndose en el edificio más alto del mundo, título simbólico que le duraría poco tiempo, ya que pronto sería superado, a su vez, por el Empire State de la propia ciudad neoyorquina.

No obstante, la aguja de acero inoxidable de Nirosta sigue permaneciendo como uno de los símbolos más queridos por los neoyorquinos y es uno de los monumentos qué hay que ver en Nueva York.

Pero no solo destaca esta famosa aguja. El edifico está revestido con paneles de acero que imitan varias partes del automóvil. Por ejemplo, los tapacubos de los coches están simbolizados por enormes placas de acero circular. ¿Y qué decir de sus famosas gárgolas tantas veces aparecidas en el cine? Se trata de unas figuras, también en acero, que representan águilas. Su aspecto es realmente imponente y varios superhéroes han estado apoyados en estas gárgolas en muchas películas y cómics del género.

El interior del edificio es también una muestra del art déco que inunda todo la construcción. Famoso es su vestíbulo así como sus ascensores, decorados con paneles de granito y madera de gran atractivo visual.

Como anécdota decir, que en la aguja del Chrysler Building existía un bar clandestino en los años de la ‘Ley Seca’ denominado Cloud Room, al cual, por supuesto, solo podían acceder personalidades muy influyentes de la vida neoyorquina.

Horario

Abierto de lunes a viernes de 8:00 a 18:00 horas.

Mapa

Localizacion

405 Lexington Ave, New York, NY 10174, Estados Unidos




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *