Search
Empire State Building

Empire State Building

Durante los años 20, se produjo en Nueva York una frenética carrera por construir el edificio más alto de la ciudad. El edificio Chrysler terminado en 1930 lo fue durante meses, ya que el Empire State ocuparía rápidamente su trono. Este edificio fue diseñado por el arquitecto William F. Lamb. Desde el punto de vista estético no aporta grandes novedades. Sigue la línea del art decó habitual en Europa en décadas anteriores y aun no incorpora elementos más funcionales del Estilo Internacional que pronto sería el dominador de la arquitectura europea.

En 1933 King Kong, harto de estar recluido como una bestia, se escapa por la ciudad de Nueva York y su periplo termina en la aguja del Empire State haciendo frente al ataque de decenas de aviones. Es una de las escenas más famosas de la historia del cine clásico que otorgó fama mundial al Empire State Building, un edificio que a día de hoy continúa siendo el  más alto de Nueva York.

Pero su fin, era ser el edificio más alto de Nueva York (y de Estados Unidos). 443 metros de altura en la antena, 381 en la azotea, 102 plantas, y 73 ascensores. Cifras increíbles para la época que han convertido a este coloso en uno de los símbolos de Nueva York, y posiblemente en uno de los edificios más populares del mundo.

Dentro de los detalles estéticos a destacar sí que conviene nombrar los interesantes paneles de aluminio que rodean las ventanas y que dan un aspecto muy interesante al conjunto. En el vestíbulo relieves decorativos art decó llaman poderosamente la atención.

Para construir este gigantesco coloso hubo que cuidar al máximo sus empujes para lo cual 200 pilares de hormigón y acero sostienen las 365.000 toneladas que pesa el edificio. Diez millones de ladrillos fueron requeridos para recubrir la construcción que cuenta en la actualidad con ascensores de alta velocidad capaces de recorrer más de 300 metros en un minuto. Como curiosidad, podemos comentar que el tiempo récord de subida de los casi 1.600 escalones está en 9 minutos y 33 segundos en la célebre carrera anual del Empire State.

Uno de los mayores atractivos de este edificio es subir al mirador de la planta 102, donde Meg Ryan o Deborah Kerr esperaron a sus amores en famosas películas. Desde este mirador puede contemplarse una fascinante panorámica de la ciudad. Por la noche, además, la zona superior del Empire State se ilumina, creando un efecto maravilloso.

En el Empire State existen dos miradores, uno en la planta 86 (a 320 metros de altura) y otro en la 102, famoso por las películas.  Cada año visitan el edificio casi 4 millones de turistas habiendo sido visitado ya por mas de 100 millones. Por lo tanto si no queréis perder el tiempo en colas, lo mejor es vistarlo a primera hora de la mañana.

Horario

Todos los días de 8.00 a 2.00 de la mañana. El último ascensor sube a la 1.15.

Precio

Adultos: $32.
Niños de 6 a 12 años: $26.
Mayores de 62 años: $29.
Mirador de la planta 102 son $20 extra.
Entrada gratuita con New York Pass.

Transporte

Metro: 34th Street/Penn Station (líneas 1, 2, 3, A, C y E) o 34th St - Avenue of the Americas (líneas B, D, F, N, Q y R).

Autobús: líneas M2, M3, M4 M5, M16 y M34.

Mapa

Localizacion

350 de la Quinta Avenida entre la calle 33 y la 34.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *